Durante estos últimos meses, se está planificando una reforma de la tarifa eléctrica que debe entrar en vigor a partir del 1 de enero de 2020. Esto supone un gran reto para la CNMC (Comisión Nacional de Mercados y competencias), ya que, a petición de la Unión Europea, el gobierno cede parte de las competencias para poder, entre otras cosas, redefinir el cálculo de los peajes de acceso a la red (transporte y suministro), que actualmente representa el 40% de la factura eléctrica, y que afecta tanto al usuario doméstico como al sector empresario.

Esta propuesta defiende que el coste de las redes entre consumidores se haga en función de la energía y la potencia que se consuma, planteando modificaciones en la discriminación horaria para que, entre otras cosas, la energía sea más barata en las horas valle. De este modo se proporcionar cara al futuro, facilidades para abaratar la recarga de vehículos eléctricos.

De aceptarse el borrador provisional de la CNMC y se cumplan los plazos de inicio, a partir del año que viene encontraremos los siguientes cambios en las tarifas:

  • Para las tarifas de menos de 15 kW (2.0, 2.0DH, 2.0DHS, 2.1A, 2.1DHA, 2.1DHSA), pasarán a ser una única tarifa, 2.0TD. Tendrán 6 periodos distintos de energía y 2 periodos de potencia. Los excesos de potencia se calcularán como en las tarifas 6.1, por lo que no saltará el ICP.
  • La tarifa de 3.0A seguirá vigente para baja tensión y potencia mayor a 15 kW. Pasará a llamarse 3.0TD, cambiando de 3 a 6 periodos tanto de energía como de potencia:
    • P1 será la potencia futura P1
    • P2 será la potencia futura de P2, P3, P4 y P5
    • P3 será la potencia futura de P6
    • Las potencias, obligatoriamente, deberán de ser ascendentes.
  • El cálculo de excesos de potencia ya no dependerá del maxímetro mensual, sino que se calculará como si fuera una tarifa 6.1A
  • La tarifa 3.1A desaparecerá, siendo absorbida por la 6.1TD. Al igual que en la 3.0TD, las potencias se modificarán con los mismos criterios.
  • La tarifa 6.1 pasará a llamarse 6.1TD, y mantendrá sus periodos en potencia y energía. Ya no será necesario mantener en unos de los periodos una potencia mínima de 450 kW. El cálculo de excesos y de reactiva seguirá vigente, aunque se tienen que definir todavía algunas variaciones.
  • Las tarifas 6.2, 6.3 y 6.4 pasarán a llamarse 6.2TD, 6.3TD y 6.4TD respectivamente. Los cambios serán los mismos que para la 6.1.

Para todas las tarifas, se va a aplicar el concepto de periodificación de energía, que sustituirá a la actual discriminación horaria.

 

LA CNMC establecerá 4 temporadas: alta, media alta, media y baja. Dependiendo del mes se le asignará una temporada u otra.

 

 

De este modo, la nueva distribución horaria quedaría así: